lunes, 26 de diciembre de 2011

ΞSTRΞLLA AZUR

Un frío día en medio de la ciudad...


Ξscuchó unas suaves y rítmicas notas de un bajo saliendo de la ventana de aquella casa y no pudo evitar desenfundar su arma llamada "Leyde" ajustársela al cuerpo y comenzar a rasgar las seis cuerdas de aquella vieja guitarra.
Se sentía contrariado por esa extraña música, no sabía quien la tocaba pero el tenía la imperiosa necesidad de acompañarla rítmicamente y durante aquel rato donde una desconocida tocaba el bajo, él no se halló en Madrid ni tampoco a finales del 2011, él se halló en su propia dimensión "tirao" en la calle viendo pasar la vida ante sus ojos de porcelana fina.

Vestía ropas como las de cualquier mendigo y su mirada estaba sajada por el miedo y el frío del crudo invierno. Muchos transeúntes ni le miraban, como si el fuese un fantasma, otros le miraban con asco, como si fuese una escoria muy inferior a sus fortunas en forma de abrigos de pieles. Lo que nadie sabía es que ese mendigo era mucho más rico que todos ellos juntos, simplemente estaba apostado acompañando a aquel bajo de sueño con su guitarra de viento dorado...


Pd. Ξl cielo estaba inundado de estrellas azules

miércoles, 21 de diciembre de 2011

LA CHICA TRISTE QUE ME HACÍA REÍR

Caminaba rápidamente junto a ella, pero de vez en cuanto debía de tornar mi vista hacia atrás pues ella no era capaz de seguir mi ritmo. "Corre, vamos que no llegamos" Ya estaba atardeciendo y las horas ahora huían de la cárcel que había fabricado para ellas, sin cadenas que las atasen a mi voluntad cada segundo era crucial, pero por la culpa de ese sutil andares de piernas que tenía escondido en sus tacones no podíamos ir mucho más aprisa. Ya desesperada por todo ese misterio de cristal que había creado alrededor de nuestro destino me dijo "¿Me dices a donde vamos?" 

               -Que importa a donde vayamos, si ya estamos aquí.

Ξlla miró y abriendo sus enormes ojos entró en lo que era el portal de mi casa, extrañada por ese destino escogido entre las sombras de mis decisiones me preguntó que hacíamos en mi casa y la respondí que confiase en mí que merecía la pena. Abrí la puerta del ascensor y pulsé el piso de la azotea "¿Pero tu no vivías en un quinto?" me preguntó. La contesté con la excusa de que había perdido el Norte y la respiración y ahí nos vimos mientra subíamos hasta las estrellas en ese ascensor de infinito. Nosotros dos plantados enfrente de un espejo de plata. Ξlla vestía elegante un vestido negro corto complementado con un precioso cinturón también negro como su rimel de mapache en sus enormes ojazos que se le resaltaban más con el perpetuo maquillaje que siempre llevaba, el flequillo que le tapaba buena parte de la cara, pero para deleite mío me dejaba ver suficiente cara para saber que las hadas hechizan. Yo en cambio vestía en un vanal intento de parecerme a la sombra de su estilo. Intente ponerme medianamente elegante, pero mi dejadez a la hora del buen vestir me pudo. Vestía una camisa blanca con un chaleco negro encima, eso estampado sobre unos vaqueros sucios y pobres unidos por el extremo a mis zapatos de mendigo. Ξsa tarde me había puesto gafas a causa del dolor post-insomnio y mi pelo desaliñado dejaba pensar a la imaginación que me acaba de despertar.

Ξntre estos y más pensamientos el ascensor cósmico se detuvo alto, muy alto. Salimos y la abrí una puerta que daba a la azotea. La llevé al borde y nos sentamos en él. Desafiando al vértigo de la altura, pero eso no era un problema, sus ojos me daban más vértigo y su sonrisa...su sonrisa me daba el mundo entero.

                 -Vale, Héroe. Ya me has traído hasta aquí. ¿Ahora qué?

                 -Ahora esto.- La mostré el hermoso atardecer de Madrid y no pudo evitar maravillarse ante tal panorama. Sus ojos se abrieron más que nunca y en ellos brillaba el fuego del Sol reflejado en el Pirulí.

                  -Todos mis problemas se queman bajo el fuego de este Sol tan hermoso-Dijo con un tono de nostalgia y resignación en su garganta-Ojalá no se fuese nunca para no volver a sufrir. No quiero estar mas tiempo Triste.

                 -A mí me haces reír

                 -Pero soy una persona triste...
          
                 -La Chica Triste que me hacía Reír

                 -Ξxacto, esa soy yo, bueno, esa seré yo cuando se oculte este Sol, lo peor de todo es que ignoro de que se esconde. Ojalá pudiese hacer este momento eterno...

                -Me pides lo imposible y yo te lo concedo.-Del chaleco me saqué un reloj de bolsillo de plata, mientras lo miraba con cariño en mis ojos se pudo leer un adiós pues lo solté al vacío de las calles de Madrid donde se rompió al estrellarse contra el suelo. Y en el último suspiro de un segundo el tiempo dejó de correr y de brincar y los pájaros volando se quedaron quietos en el aire y la bala que llevaba el nombre de aquel niño se quedó suspendida delante de la cara de este y todas las personas se volvieron estatuas de carne y hueso y TODO se paró

               -Ya está, pequeña. Ξl momento es tuyo y ese Sol también-La dije señalando a el astro rey-Ahora cumple tu parte del trato...Sé feliz.



              

lunes, 12 de diciembre de 2011

LOS SUEÑOS DE LA RAZÓN PRODUCEN MONSTRUOS

Una Semana Antes...

La niebla era mi compañía en las calles de Madrid, era muy blanca, extrañamente blanca, su blancura gris difusa solamente era superada por su densidad y por la cual, al estirar el brazo no podía llegar a ver ni la punta de mis propios dedos.
A trompicones me guiaba por las tenues luces de las farolas para no salirme de la acera. No temía no ver nada y poder caerme, temía al llamado "Hombre Lobo" . Ξra el apodo que la prensa había dado a el autor del resonado caso de asesinatos acaecidos cada noche desde que esa sinuosa niebla cayó sobre Madrid. Desde el fatídico día que esa blanca niebla apareció, se habían encontrado cada noche un cadáver con la yugular sajada y destrozada a mordiscos. No eran cortes limpios, si no verdaderas mordeduras cruentas donde la víctima moría desangrada con el cuello destrozado, como si un lobo fuese el autor, un lobo con mandíbula de hombre. De ahí el calificativo periodístico al asesino en serie.

Sin tiempo para continuar en mi mundo interno el agudo aullido de un lobo troceó el aire y mis pensamientos en esquirlas. Pensé "Ξn Madrid no hay lobos" y eso me preocupó de tal manera que eché a correr con todas mis fuerzas pese a la poca visibilidad, al frío y a que mis fuerzas me fallaban por momentos ya que llevaba desde ayer noche sin comer y notaba que me pasaba factura, pero el pánico superaba todos esos handicaps y continué en mi carrera hacia la salvación. Corría sin descanso, quería huir, pero algo me detuvo. Me choqué bajo una farola con ella. Ξstaba llorando por esos ojos azules de mar-Que bonitos que eran-Su pelo rojo sangre me atraía violentamente, mientras que se aferraba a mí con su piel blanca de porcelana.

                   -Ayúdame por favor-Me suplicaba entre sollozos-Me he perdido y vivo lejos de aquí... Tengo miedo-Distinguía con dificultad sus palabras debido a su llanto asustado.

Ξstar con ella me ponía nervioso y extrañamente excitado, era muy hermosa, pero no entendía como esa joven me alteraba tanto por dentro. Fingiendo fría calma le aparté un mechón de pelo de la cara mientras le acariciaba su blanca tez empapada en lágrimas de cristal y plata de Luna destilada.

                  -Tranquila preciosa, ahora estás conmigo.

                  -Gracias a Dios ¿Me ayudarás a volver a casa? Mis padres estará preocupados y puede que buscándome con lo peligroso que es el monstruo de la niebla-Noté que la costaba hablar debido al frío de la noche de Invierno o al hambre, al menos a mí si que me pasaba factura el hambre. Ξstaba hambriento.

                   -Relájate, pronto todo ya habrá pasado-Me sentí hipócrita al pedirla tranquilidad cuando yo si que estaba alterado a su lado, estaba tan alterado que sentía el corazón de aquella chica latir con fuerza e incluso sentía su pulso en las venas y en su cuello. Dios, joder. ¿Por qué coño no podía relajarme? Al fin di por perdida la batalla por controlar mis nervios dejando salir a mi verdadero yo y en ese momento me preguntó que si la ayudaría, así que la conteste.

                    -¿Oyes el aullido del lobo? Da miedo, pero es hermoso. Las personas no comprenden a esos bellos animales. Los lobos hacen jauría, es poesía de voracidad.

                    -¿Qué aullido? Yo no escucho nada.

                    -¿No lo oyes preciosa? Tranquila me caes bien, te diré que dice. Dice. Come. sacia tu sed-Sus preciosos ojos ahora me miraron con un miedo infernal, por su mente pasaron los peores pensamientos que pudieron pasar y para su desdicha, había acertado cada uno de esos infectuosos pensamientos. Sólo pudo decir.

                    -No, por favor, a mi no-Ya se había percatado de todo cuando la cogí de las muñecas y dije.

                    -Lo lamento de veras preciosa, tengo hambre, mucha hambre y no puedo contenerme más-Me lancé a su cuello destrozándolo y desangrándola rápidamente para beberme su sangre. Ξl chichido que dio inicialmente se apagó cuando la arranque a bocados sus cuerdas vocales. Ahora su blanca tez era del color de su pelo y pude observar como su alma huía a través del brillos de ese par de cielos al los que llamaba ojos.....Poco a poco todo aquello se fue haciendo más borroso hasta que todo se volvió blanco.

*     *     *

 De repente me desperté agitado y sudado en mi cama "Dios mío, menos mal que sólo fue un mal sueño" Medio dormido y desnudo me levanté hacia el baño preparándome para otro jodido Lunes. Me eché un poco de agua en la cara para refrescarme alzando la vista para mirarme en el espejo y vi mi boca ensangrentada. Otra vez no por Dios ¿Por qué yo? Lamentándome, de fondo pude escuchar como el noticiario hablaba de el asesinato de Laura Sáez otra joven más mutilada por aquel psicópata al que tenía enfrente mío en el espejo. Yo me lamentaba, mi reflejo sonreía con siniestra alegría.



sábado, 10 de diciembre de 2011

LA PEQUEÑA SONRIENTE L.C.D.S.

Por fin apareció ella entre las nieblas, mi amiga  mi escritora de al lado con las que domo las horas para que pasen más deprisa y para que salten y ya escribió ella aquí, véanse su primer escrito publicado por La Pequeña Sonriente

jueves, 1 de diciembre de 2011

FINAL -EN VERSO-

Si te creas un amargo destino
desde muy dentro hacia fuera
y corres hacia  lo divino
rezando que el dolor no duela.

Ξl cielo se torna rojo
como un inmenso mar de llamas
que te invade por los ojos
quemándote en gritos y yagas.

Tus gritos despiertan mi voz.
Mi voz dormida va a por ti.
Cuando llega sólo te ve dolor,
cuando llega sólo te ve sufrir.

Ξn dolor el horizonte se desgarra,
Sólo un fondo sin luz te rodea.
Lentamente te conviertes en nada
a través de ceniza de hoguera.

Y cuando nada queda ya;
ni Cruz, ni Luna, ni Ξstrella,
sólo el FINAL quedará
por el amor que destella
Ξl Héroe de Wilde



martes, 29 de noviembre de 2011

CONVERSACIONES CON LA PEQUEÑA SONRIENTE...

              -¿Por qué me llama esas cosas? -Preguntó desesperada La Pequeña Sonriente que no sonreía en ese momento.

              -Porque se ha dado cuenta de lo que ha perdido y está resentido consigo mismo, sólo que no se va ha culpar a él, si no culpará a lo que ha perdido, ya que es mucho...y además, mentir sabemos todos, incluso los analfabetos como él.-Respondió de forma tajante Ξl Héroe.

               -Ya, pero es extraño.-Afirmaba, mientras sus ojos de plenilunio miraban sin mirar y su melena intentaba escapar al vuelo de la brisa de una sala donde no la había.

               -Ξs también extraño que yo te dedique poemas y ahí están, como una mezcla de los dos. Cutres como yo, pero bonitos como tú.

Y ella no pudo evitar dibujar media sonrisa, tan media que solo la vio Ξl Héroe de Wilde y ese suspiro de esa fracción de segundo que paseaba en tal momento; y tan sonrisa que iluminó el planeta durante ese suspiro de esa fracción de segundo que paseaba en tal momento y Dios dijo, por fin la luz se hizo sin mi...

No voy a Mover una Montaña por Alguien que no Mueve una Piedra por mí


domingo, 27 de noviembre de 2011

DE MUJERES Y DE RIMAS IMPROVISADAS

Veo en los espejos y mi imagen no eran ellos, ellos son buenos y felices cuando a mi lo que me da vida son las cicatrices, bebo mares de alcohol sin parar, buscando alguna Luna de bar en bar. "Vete ya yonkie de mierda, no queremos más drogatas" y a patadas me voy con las ratas. A su lado me siento como en casa, me quieren y con ellas el tiempo no pasa, las miro y no puedo dejar de pensar en ellas y en su compañía escasa...Ahora la cosa no va de drogatas, ni casas; Ahora la cosa va de ellas, las que comparo con ratas. me asiduo con fuerza a la botella, mientras no dejo de pensar en como las odio, en lo que es mi vida sin ellas, no puedo parar de pensar y mentir en que son las mujeres más bellas. Una rubia, la otra es  pelirroja, falta la morena para la paradoja. Los ojos de la rubia son grises, los de la pelirroja azules, falta la morena de marrones, pa meterlos en mis baúles. Me parece curioso que esto me salga sin previo ensayo, ya que todo lo que escribo es improvisando...necesito sus labios ya...mierda, creo que estoy delirando, así que si me disculpan voy finiquitando, las necesito YA , pero no sé CUANDO

jueves, 24 de noviembre de 2011

ROMANCE DE LA GUARDIA CIVIL ESPAÑOLA



Los caballos negros son.
Las herraduras son negras.
Sobre las capas relucen
manchas de tinta y de cera.
Tienen, por eso no lloran,
de plomo las calaveras.
Con el alma de charol
vienen por la carretera.
Jorobados y nocturnos,
por donde animan ordenan
silencios de goma oscura
y miedos de fina arena.
Pasan, si quieren pasar,
y ocultan en la cabeza
una vaga astronomía
de pistolas inconcretas.



¡Oh ciudad de los gitanos!
En las esquinas, banderas.
La luna y la calabaza
con las guindas se conserva.
¡Oh ciudad de los gitanos!
Ciudad de dolor y almizcle,
con las torres de canela.


Cuando llegaba la noche,
noche que noche nochera,
los gitanos en sus fraguas
forjaban soles y flechas.
Un caballo malherido
llamaba a todas las puertas.
Gallos de vidrio cantaban
por Jerez de la Frontera.
El viento, vuelve desnudo
la esquina de la sorpresa,
en la noche platinoche,
noche, que noche nochera.



¡Oh ciudad de los gitanos!
En las esquinas, banderas.
Apaga tus verdes luces
que viene la benemérita
¡Oh ciudad de los gitanos!
¿Quién te vio y no te recuerda?
Dejadla lejos del mar,
sin peines para sus crenchas.


Avanzan de dos en fondo
a la ciudad de la fiesta.
Un rumor de siemprevivas
invade las cartucheras.
Avanzan de dos en fondo.
Doble nocturno de tela.
El cielo se les antoja
una vitrina de espuelas.



La ciudad, libre de miedo,
multiplicaba sus puertas.
Cuarenta guardias civiles
entraron a saco por ellas.
Los relojes se pararon,
y el coñac de las botellas
se disfrazó de noviembre
para no infundir sospechas.
Un vuelo de gritos largos
se levantó en las veletas.
Los sables cortan las brisas
que los cascos atropellan.
Por las calles de penumbra
huyen las gitanas viejas
con los caballos dormidos
y las orzas de moneda.
Por las calles empinadas
suben las capas siniestras,
dejando detrás fugaces
remolinos de tijeras.


En el portal de Belén
los gitanos se congregan.
San José, lleno de heridas,
amortaja a una doncella.
Tercos fusiles agudos
por toda la noche suenan.
La Virgen cura a los niños
con salivilla de estrella.
Pero la guardia civil
avanza sembrando hogueras,
donde joven y desnuda
la imaginación se quema.
Rosa la de los Camborios
gime sentada en su puerta
con sus dos pechos cortados
puestos en una bandeja.
Y otras muchachas corrían
perseguidas por sus trenzas;
en un aire donde estallan
rosas de pólvora negra.
Cuando todos los tejados
eran surcos en la tierra,
el alba meció sus hombros
en largo perfil de piedra.


¡Oh ciudad de los gitanos!
La guardia civil se aleja
por un túnel de silencio
mientras las llamas te cercan.


¡Oh ciudad de los gitanos!
¿Quién te vio y no te recuerda?
Que te busquen en mi frente.
Juego de luna y arena.
Federico García Lorca 


martes, 15 de noviembre de 2011

NAVEGA VELERO MÍO

Odio esta bonanza de sentimientos que impide moverse al bajel de las emociones ¿Dónde quedaron esos vientos del Oeste que me hacían virar de mi dirreción Norte-perpetua hacia el Sol para dejarme quemar hasta que fui inevitablemente ceniza gris,"gris como un metal, que antaño relució y que ahora es suciedad." Pero como solía platicar con la pequeña sonriente sobre cenizas y resurrecciones, sabía de sobra que aunque yo no fuese más que mísera ceniza polvorienta y el cielo fuese rojo, resurgiría para ser más fuerte que antes, no demasiado, pero si más que antes.

SILENCIO...SE PERCIBE UN SUSURRO

Y tal como pensé aquel susurro me acarició mi cara, eran los vientos del Norte que me llevarían al próspero Sur donde el azul del agua y el cielo se funde en ojos de azur e inevitablemente impulsado por el aliento del aire, me muevo cual nube hacia la felicidad...


viernes, 11 de noviembre de 2011

LA REALIDAD

Dicen que en los sueños decimos todo aquello que no nos atrevemos a realizar en la realidad y que si sueño con besarte será que te quiero besar, si sueño con sonreírte será que te quiero sonreír y si sueño con fumar a tu lado será que deseo que volemos a otra realidad juntos...

Con esas divagaciones el Héroe de Wilde partió de su casa a andar solamente solo y solito solo solamente despreocupado por las calles de su infectuosa Madrid a la que pese a su belleza se la iba encontrando cada vez más furibunda. "Necesitaré una pistola" pensó para sus adentros, incluso el mismo desconocía el porqué de necesitar un arma si le sobraba y bastaba con su labia de plata. Entre tanto pensamiento perdido en el mar de su mente se encontró con una desconocida que conocía -Curiosa contradicción- y la vio llorando con un bote de rimel entre sus dedos de oro.

                -¿Qué te pasa? ¿Qué te duele? ¿Qué acongoja vuestra alma?

                -Es este rimel, pues mi autoestima y este maquillaje son enemigos de muerte, será porque se parece al alquitrán de tus pulmones-respondió cierta desconocida.

                 -¿De mis pulmones o de mi corazón?

                 -No me importa, Héroe, sólo sé que no va a variar mi autoestima...

                 -¡Claro que va a variar!-La interrumpió el Héroe de Wilde-La autoestima varia. Es una realidad.

                 -Será una realidad, pero no es la mía.-Empezaba a terquearse.

                 -La realidad es la misma, siempre, solamente hay una omnipotente...
                 
                 -La realidad no es colectiva, es personal de cada uno. Mi realidad no es tu realidad...

                 -Al final la de "cada uno"- Se interrumpían estos dos personajes continuamente- es una realidad, todo es una realidad invariable, no importa cual importante seas, la realidad es la misma.

                 -No me gusta esa realidad.-Se terqueaba cada vez más la desconocida.

                 -¡Es la que hay y no reproches!-Exclamó el Héroe al verla con la palabra en los labios-La autoestima varia por esa realidad, ya que la autoestima es un sentimiento y estos varían incesantemente. Acepta tu realidad o vive en el sueño, mas si aceptas lo segundo, no podrás despertar.

                 -¿Qué más da la realidad? -Dijo con desidia.

                 -¿Que qué más da? Lo da todo. Mira, desconocida, existe el sueño y la realidad y el sueño es un espejo de tu realidad, esto ya lo hablé con la rubia, así que la realidad al fin y al cabo lo es todo. Así que sí que importa.

                 -¿Pero si no la puedo cambiar, qué más da? -Cada vez se terqueaba más y más.

                 -No puedes variar la realidad porque ella varia por si sola. Es decir, si tu autoestima ahora cambia y se pone a la altura de los ojos de cristal de los dioses, tu no has cambiado la realidad, la realidad ha variado. Tu no puedes cambiar la realidad, pero ella a ti si, a mi, a todo. Incluso a si misma.

                 -No me gusta que me controle-Se reía por no llorar- Lo siento pero hoy mi niña salió a pasear por dentro de mí, no lograrás razonar conmigo.-Ahora si que se había terqueado definitivamente.

                 -No trato de razonar, si no de hacerte pensar. Y tienes que soportar que te controle, nadie la puede controlar. A mí me encantaría que cierta mujer me estuviese esperando en mi cama para morir entre sudor y lencería, pero la realidad es que se encuentra a kilómetros de mi cama y a años luz de mí, no obstante me resigno y lo acepto.

                 -No sé si llevarás razón o no, pero me cansas, así que me voy a dormir en las nubes de mis decisiones...
                 
                 -Vete a pensar desconocida y por cierto existe la otra realidad, pero eso, es otra historia.
           
Será que buscamos nuestra propia realidad...


                 

miércoles, 9 de noviembre de 2011

LA LEY INNATA

"Est enim ivdices haec non scripta sed nata lex qvam non didicimvs accepimvs legimvs vervm ex natvra ipsa arripivimus havsimvs expressimvs ad qvam non docti sed facti non institvti sed imbvti"-Cicero.



„sopɐdɐdɯǝ ouıs 'sopıuɹʇsuı opıs soɯǝɥ ou ǝub ɐן uǝ ʎ ؛soɥɔǝɥ ouıs 'sopɐɔupǝ opıs soɯǝɥ ou ǝub ɐן ɐɹɐd ʎǝן 'opɐɹudɐ 'opıɯıɹdxǝ 'opɐɹɹɐƃɐ soɯǝɥ ɐן ɐzǝןɐɹuʇɐu ɐɯsıɯ ɐן ǝp ǝub ouıs 'opíǝן 'opɐpǝɹǝɥ 'opıpuǝɹdɐ soɯǝɥ ou ןɐuɔ ɐן 'ɐʇɐuuı ouıs 'ɐʇıɹɔsǝ ou ʎǝן ɐuu 'sǝɔǝuɾ 'oɥɔǝɥ ǝp 'ǝʇsıxƎ„

domingo, 6 de noviembre de 2011

FELIZ CUMPLEAÑOS HÉROE 5/11/2007

Ξl afilado metal le cortaba la mano donde lo llevaba, así que utilizó la mano izquierda para sacar su reloj de bolsillo y ver que era cerca de medianoche, el Sol tardaría bastantes horas en salir, con lo cual él no se quemaría. Ξra por fin la hora que estaba esperando, esa hora perfecta, si fuese antes, sería muy pronto para su misión, la más importante acaecida en toda su vida.

Donde Träumer pone el ojo...
Repasaba una y otra vez todo el plan en su cabeza, nada podía salir mal. Tantas veces pensados los pasos a seguir que se había obsesionado con la precisión en la que se desencadenaban las pautas. Se hallaba de pie en el tren, aunque siempre aparentaba serenidad esa noche estaba nervioso a la sombra, donde nadie pudiese verlo. Miraba su reloj constantemente como si quisiese domesticar las horas para que diesen brincos y se adelantasen hasta la medianoche, es decir hasta el día 5 de Noviembre del 2011. De repente volvió al mundo de los vivos pues algo le llamo la atención. Alzó la vista y vio el cartel, esa era su parada.
Se bajó decidido pero sin prisas del vagón y tras unos segundo de pausa motriz-Que no cerebral-se echó a andar directo al siguiente paso sin vacilar en ningún momento su decisión tomada horas antes-Aveces se decía a si mismo que era un poco precipitado hacer lo que iba a hacer, pero cuatro años son suficientes para decidirse a hacerlo-apretaba con más fuerza sus manos, produciéndose dolor en la mano derecha. Se decía una y otra vez "El dolor no existe, no existe, se fuerte" hasta que lo tuvo delante, el "bosque" donde tantas veces había ido a pensar. Volvió a mirar su reloj y se acercaba la medianoche, así que echó a correr hacia el lago que no dejaba de crecer. Era oscuro, no había más luz que unos pocos candiles y la Luz de la Luna, pero aún así logró llegar sin problemas a su destino donde una vez frente a él contempló como la luz lunar en sus aguas rïelaba cada noche.

Cerró los ojos con fuerza e inspiró todo el aire de su alrededor dejando morir a los animales que también necesitaban ese aire, mientras su reloj continuaba su medición de las horas y justo en el segundo cero del minuto cero de la hora cero del día 5 de Noviembre del 2011 Ξl Héroe de Wilde abrió los ojos y con un grito tan desgarrador que todas las hojas de los árboles del Retiro se cayeron de pena y lanzó lo más fuerte que pudo aquel metal forjado en sangre que tanto sufrimiento le causó antaño.Sin Duda una Buena Manera de Celebrar un Cumpleaños...


¿Si miramos la Laguna como llamamos a la eternidad de la ausencia?

lunes, 31 de octubre de 2011

NO HA DORMIDO BIEN EL SEÑORÍN...PERDIDO ENTRE LÁGRIMAS

Vale, voy finiquitando, sé que no os intereso. Os comprendo. Solamente es una duda sobre los tipos de Lágrimas. ¿Comos son mis lágrimas?
Las mías no son saladas, os lo juro. Aprecio a mis lágrimas, son atentas conmigo e intentan no mojarme cuando estas se escapan de mí, me cuidan cuando se escapan de mí, son cariñosas cuando se escapan de mí. Pero se escapan de mí. Lo curiosamente curioso es que no me opongo a su fuga, escapando del espejismo que suelo producir de primeras y de buenas y viendo la realidad de segundas y terceras. No encarcelo mis lágrimas, nunca fui nadie para hacerlo, pero siento pena, ya que mientras mi moral me impide buscar otras lágrimas, ya sean dulces, saladas, amargas, ect, mis lágrimas buscan otros dueños y es legítima su búsqueda, por eso no me opongo pero me hace pensar que no hay nada equitativo, todas las noches que estoy con ellas, ellas me comen, me corroen y yo soy comido y corroído.
Hoy tus Lágrimas se quieren S....... acurrucadas morir en tu piel

viernes, 28 de octubre de 2011

PREGUNTAS SIN TUS REPUESTAS

¿Por qué dudas, Lágrimas Dulces? ¿Por qué lloras oro por tus ojos? ¿Por qué nadie entiende tus deseos? ¿Por qué me dices que quieres que deje de serte persona para serte títere? ¿Por que sientes que fallas una y otra vez y no encuentras el Viento a Favor? ¿Por qué me pasa esto siempre? ¿Por qué me dices que soy demasiado bueno, bonito e inalcanzable cuando hoy me he arrodillado ante ti quemado por tu belleza?


Parece que sin tu Anillo de Plata Destilada te entran Dudas...

miércoles, 26 de octubre de 2011

DE LLAMAS Y AMORES L.C.D.S.

                  -Sabes Héroe- Sus ojos marrones con tintes verdosos se clavaron en los ojos del Héroe de Wilde, parecia que aquellos enormes ojos se habían formado a base de hojas caídas cuando el demonio vino a visitar el Retiro un Otoño mientras el mejor pintor se habia dedicado a marcas finos trazos de verde para dar a esos ojos una dulzura digna de la Luna. Dulzura era lo que iradiaba su cálida sonrisa, siempre sonriente; y Calientes eran sus manos cuando tocaron las frías manos del Héroe- La Llama se apagó, no obstante el viento de lo que acontece no fue capaz de llevarse las cenizas de amor. Yo sabía que no tardaria mucho y en efecto, así fue, a los pocos meses saltó una diminuta chispa, mas era la chispa adecuada y prendió todas las cenizas del recuerdo que albergaban mi huérfano corazón...

                  -Pero mi pequeña. Al igual que las sonrisas, las cenizas no prenden, no se queman y se van con el viento...

                  -¿Alguna vez tu bosque de amor ardió en la Llama? - La pequeña sonriente le miró con mala cara, pues odiaba las continuas interrupciones de ese extraño ente que había tomado por amigo.

                 -No, nunca ardió mi flor del amor, o de desamor según el punto de vista del cazador, de la presa o del cazador cazado por la presa.

                -Pues ya está, no puedes saber ni tu, ni el infinito de tus ojos si esas cenizas de amor arden en la Llama o no. Yo si lo sé. El amor arde en la Llama-Zanjó el paréntesis la pequeña sonriente-Pues al prender las cenizas de amor, volvió a arder incombustible y majestuosamente aquella Llama de pasión. La Llama amorosa lleva ardiendo sin cesar cinco meses y en tan poco tiempo es tan inmensa que el Sol se queda mudo al compararse con su calor y su tamaño de coloso.

               -¿Cómo el de Rodas de grande?
               
               -Mayor incluso. No me interrumpas más, Héroe-La princesa le miró con un odio, mas odio sano era lo que emanaban sus ojitos, todo hay que decirlo.-Ya no existe diluvio universal divino ni tormenta torrencial que lo apacigüen, no existe agua suficiente en este universo para extinguir tal Llama.

               -No entiendo como una Llama puede ser tan fuerte y poderosa como Zeus y a su vez haya nacido en las más paupérrimas cenizas.

               -Eso tiene una explicación lógica y clara, pero no simple. Se debe a esos ojos azules que ahora van a mi lado.

               -¿Azules?¿Esto no iba de ojos marrones y narices grandes?

               -Sobre ese hombre hablaremos en mundos venideros.

              -¿Hombre? Yo hablaba sobra la chica de las lágrimas dulces-Respondió extrañado el Héroe de Wilde.

             -Me tienes que hablar de ella porque últimamente no se te borra esa sonrisa de estúpido de la cara, cariño. Bueno, continuo ¿Por donde iba?...

             -Por donde los ojos...

             -¡Puedes parar de interrumpirme! Era una pregunta retórica.

            -Pararé cuando las variables me lo manden y lo sabes, pequeña. Por favor continua con tus masturbaciones de interrogantes para solo escuchar un susurro de hilo de lana.

            -Vale.Pues que aunque a veces la Llama se empequeñezca hasta un tamaño tan miserablemente ínfimo que la podría atrapar entre mis dedos y dejarla morir en mi dulce agonía, mas al escuchar esas dos palabras divinas vuelves a cobrar el resplandor de antaño quemando todos los árboles que encuentre a su paso.

           - "Te Quiero", esas son las palabras-Concluyó el Héroe de Wilde.



"No dejes que la Llama se consuma, haz que se extienda y no tengas miedo a que se queme todo el bosque"


La Pequeña Sonriente

         



         



domingo, 16 de octubre de 2011

MIEDOS REFLEJADOS

Me extraña el pensar que es lo que veré al abrir los ojos. ¿Veré una botella vacía de una marca extraña? ¿Veré diversos tipos de droga? ¿esos ojos azules que deseo que vayan a mi lado? o simplemente veré el techo de mi hogar. Sinceramente no me atrevo a abrir los ojos por el perverso temor de que con lo que me encuentre no sea  lo que deseo y tenga que aguantar un día más frustrado en mi afán de vanalidad perpetuo y vicioso. Aunque sinceramente lo que de verdad me atemoriza es que al abrir los ojos estos se topen con un espejo de plata, un reflector de almas, y tenga que ver quien soy, lo demacrado que estoy y el odio que me tengo a mi mismo.

lunes, 3 de octubre de 2011

ATLÉTICO ATALAYA

El vértigo es la perfección de la belleza y me inunda un vértigo colosal cuando veo jugar a ese pequeño gran equipo de sueños que se hace llamar Atlético Atalaya. Me mantengo firme y fiel a las imágenes eternas, pero constantes en la contemplación desde la grada. Ver a esa juventud que nos acompañará los próximos mil años en nuestros corazones dispuesta siempre a la acción, al sacrificio y la recompensa de su esfuerzo en el césped de luces. Me llena de orgullo y satisfacción mientras espero que no me dejen si mi sustento de buen fútbol y que no me consuman si como sumo, esto os lo regalo Atlético Atalaya.

jueves, 22 de septiembre de 2011

La ilusión es es un ser tan frágil que la debemos tratar con sumo cuidado...

MIRADA DE MAR

Disculpen, si hace días que no escribo, se debe a que me centro en unas historias algo más largas de lo habitual y por lo tanto más cuidadas (o en eso reside mi gran intención, mas tanta ambición no fluye bien por mis estrechos y toscos dedos, se atasca en la punta e impide que mis pensamientos se muestren tal y como respiran en mi cabeza de demente cuerdo) Hoy tampoco escribiría de no ser que un ente me mueva a ello,y en efecto, así es.

Digo ente, mas se definiría mejor como lo más bello que existe en la faz de la tierra, una mujer y de mujeres hablo cuando digo y no me equivoco ni en la más mínima esquirla de duda de que ni riquezas ni poder las valen, no hay nada superior a ellas. Nacemos, vivimos y morimos con el don, el deseo o la dicha de estar al lado de una mujer.
Pues de mujeres va la cosa de hoy, mejor dicho de una mujer en especial y en espacial, ya que su mirada llega a los más recónditos confines del universo, una vez visto el objetivo se desplaza a través del viento en su tabla  de madera de ejes sobresalidos hasta que llega al lugar escogido por la sombra de sus decisiones, saca de un agujero de su pelo lo que me parece ser una cámara fotográfica, no obstante mi instinto me dicta que no me fíe de mis ojos marrones ya que el iris no se lucra en los cambios. Tras terminar de fotografiar a Saturno, regresa al planeta Tierra.

Pues este pintoresco personaje se dejó caer, por la calle Guadalquivir nº9 sin muchas pretensiones de pasarlo bien en sus turnos laborales.

                           --¿Perdona, tienes un cigarro?--Escuché una voz femenina detrás de mi oreja.

                           --Claro que sí--Me volteé para descubrir a la dueña de aquella voz dormida--Fumo Camel...--Me callé al instante tras fijar...¿Cómo diría Bécquer? ¡Ah, ya sé!...Tras fijar mi pupila en su pupila azul. Puede parecer pretencioso que yo diga que lo primero en que me fijo en las personas es en sus ojos. ¡Pues es verdad! ya que mirándolos vislumbro el alma. Y que ojos, que ojazos, que mar cristalino cual hielo de glaciar se esconde dentro de ti. Y el cielo fue azul, tu mirada azul, sentimiento azul, mi silencio azul, tu sonrisa azul, nuestra palabra azul y yo no podía mirar hacia otro lugar que no fuese ese pedacito de cielo que nadie sabe como llegó a tus ojos azules.

                            --¡Ehhh! ¿Me das un maldito cigarro o no?--Se desesperó al darse cuenta de mi embobamiento progresivo típico de loco de atar.

                            --Si, si, claro, lo siento, estaba soñando despierto.

                            --¿En que soñabas?

                            --En tus ojos azules.
                                 
                           --El azul me da cielo y el iris los cambios.

                           --Yo también digo eso ¿Donde lo has escuchado?--Pregunté.

                          --Se lo oí susurrar a una especie de dios, aunque ni tú ni yo creamos en él.
                   
                          --Hablando de Dios, he vuelto a creer en Él. Es imposible que el puro azar o la casualidad concibiesen una mirada tan bella como la tuya. Eso ha tenido que ser la obra maestra de un Ser supremo y Omnisciente.--Concluí en mi razonamiento

                          --Me vas a hacer ruborizar. ¿Oye, me haces un favor?

                          --Me pides lo imposible. Yo te lo concedo...

                          --Ponme fuera del alcance del bostezo universal.

                         -- Pues nos veremos en el exilio o en una celda, seguramente.

                         --Ponme fuera del reposo de mi historia personal.

                        -- Soy un ave rapaz. ¡Mira mis alas!

                        --No las veo--me respondió.

                        --Usa tu cámara, sin ella solamente los que conozcan a los Héroes podrán ver mis alas.--Sin dudarlo dos veces me fotografió en mi máximo esplendo y asombrados se quedaron esos preciosos ojos cuando en la pantalla de su cámara. Me vio con alas de águila imperial. ¿Quién diría que me parecería tanto a un ángel y sería a la par tan distante y contrario a uno de ellos?--Prepárate para sacar fotos pequeña, prepárate.
Y tu mirada azul...tu mirada de tú, tú más azul...

miércoles, 14 de septiembre de 2011

MISIVA A LA FEROCIDAD

14/IX/2011
Esperanza mía.


No puedo dormir porque sueño que has vuelto al fin, tras tanto tiempo sin verte, tras ese largo camino recorrido sin ti por fin te he reencontrado entre las sabanas de mi edredón.  Perdón, entre los laureles del deber de mi trabajo. Aún recuerdo emocionado y lleno de nostalgia aquel día en que entre besos de amargura me tuve que despedir de ti recorriendo el paseo de los tristes. Estos años viviendo la ausencia de ti he podido afirmar que son los segundos peores años de mi vida (ya sabes cuales son los primeros, Dios no quiera repetirlos)

Me alegro de tenerte a mi lado al fin, no te agradaría en nada verme en mi situación actual, perdí mi mirada de fuego perpetuo del infierno, mi frondosa melena perdió su brillo propio de vida, mis ostentosos colmillos se pudren a caries y se me caen uno a uno. Me he convertido en un león enjaulado. Sinceramente temo de que te eches a llorar sin consuelo al verme entre mis cadenas oxidadas por el tiempo de tu ausencia.

En ese tiempo de tu ausencia vomité mi alma al diablo por encadenarme aún más (la fe es ciega, y ser ciego nunca fue bueno, lo sé...) no obstante debes estar tranquila con mi pacto con Satán, pues tras concretar la fecha de mi muerte con tal horripilante ser, le engañé, le maté y ahora no hay quien me pare.

Quedemos antes de que el frío y el yermo caiga en las lágrimas del corazón de Madrid. Vuelve a llenarme y se mía otra vez, se leal a mi causa y por favor, esta vez no, esta vez no me falles. Sácame de mi encarcelamiento y pregúntame del tiempo, mata a mi carcelero, conviérteme en el viento para callar el silencio y enmudecer el terror, decoraré mis sueños y los cubriré de tus besos, podrán quemar mi cuerpo y condenar mi alma, pero mi espíritu viajará a lomos de la lluvia gracias a ti. Pregúntame si el tiempo a cambiado o si sigue lloviendo, si vienes cambiará el tiempo a soleado solamente anelo escuchar tu voz y que me llegue a mi alma del mismo modo que lo hacen tus caricias. Aunque el tiempo aún sea malo y la vida llueva desgracias mías y ajenas ven a colorear mi panorama de khaos.

Bueno, solamente decirte que quedamos en la calle Guadalquivir nº9 y que se te ha echado demasiado en falta, cariño.

Pd. Ya he roto mis cadenas
El Héroe de Wilde 


domingo, 11 de septiembre de 2011

CURIOSIDAD O ESTUPIDEZ

                    --¿Sabes que la curiosidad me está matando?

                    --Lo siento.

                    --¿Y sabes que he borrado toda una entrada entera para poner esta mierda?

                    --¿Por qué?

                    --Por la puta curiosidad, Leyde, por la puta curiosidad.

jueves, 8 de septiembre de 2011

DE HOYO EN HOYO Y TIRO PORQUE ME TOCA...

Caminaba una buena tarde por aquellas enmarañadas calles de Madrid, que gran ciudad y que bonita. Tras encararme de manera un tanto ostentosa con la calle Serrano, preferí cambiar de rival bajo el humo del opio y pelear con la más estrecha faceta de López de Hoyos, hasta que la encarnizada lucha con el fogoso Sol como único testigo se frenó sin claro vencedor cuando llegué a el bar de la vereda de la puerta de atrás. Allí me encontré con mi gente que enseguida le soltaron al aire para que este me lo dijese a mí una sutil idea de marchar de forma desmilitarizada, "dirreción" Oeste, atravesar todos los desiertos, bosques y montañas de Madrid y llegar cerca de uno de sus pueblos más conocidos para luchar contra la quimera de la fría noche con las dos únicas armas de una sudadera roja y mi calor interno nivel supernova modo fiesta. Sin dinero y siempre un poco borracho me enrolé en el ejército de mercenarios, con la promesa de construir una senda entre los besos de la traición. 


Una vez en esas tierras inexploradas para el iris de mi ojos nos dispusimos a quemar todo y aunque el aire no sepa que ocurre, el viento se lleva lo que acontece y sobretodo se lleva la ceniza de la hoguera de nuestras vanidades. Entre humo, licor y amigos se acercó un ángel, que en su día perdió la fe y fue expulsado del cielo, preguntando por un Héroe de facetas un tanto extraña que vestía un rojo, más rojo que la sangre al huir de un cuerpo moribundo. En pocas milésimas de segundos se activo el software de mi cabeza "Search and Destroy" preparado para dar caza a esa fugitiva del cielo. Yo no era el único, la gran parte del ejercito seguía mis pasos, incluso antes de que los diese yo mismo y mis creencias de nostalgia de la mujer misteriosa.


No duraría mucho este juego. Lo justo hasta que la noticia estalló y se divulgó como el fuego en la pólvora. Se escuchaban llantos y gemidos de dolor, todos desolados. La peor de las peores noticias hizo acto de presencia en aquel feliz lugar, un ser querido entre la tierra y sus gentes había sido convocado por la muerte. Un vecino murió y todo el pueblo lo hizo con él. Silencio. Lúgubre y odiado silencio de respeto a la memoria del amor de un alma que parte hacia el extranjero en su barco de vela con Sol en el horizonte señalándola la ruta a seguir. Lo único que sajaba aquel incómodo ruido del silencio eran los llantos y suspiros de los vecinos y el dolor de un camarada de el ejército que partió de Madrid a mi lado que conocía al finado. Me senté a su lado, le mire a los ojos y le di todo mi apoyo demostrándolo con mi mano en su espalda y diciendo. 


                          --Camarada--Suspiré, mi ritmo era lento--Son cosas que pasan y no se pueden prever ni de lejos.


                         --¿Pero por qué ahora? Justo este día, no lo entiendo. No lo comprendo. No lo veo.


                         --Yo solamente veo una cosa--Le dije mientras realizaba otra pausa para pronunciar las palabras exactas.--Yo veo que ese chico a muerto y el pueblo lo ha hecho con él y que para que pase esto que ven mis ojos, para ver este panorama tan desolador de dolor, sólo me lo puedo explicar de una manera. Que ese muchacho, era grande y querido entre los suyos y no hay cáncer que pueda matar ese amor y respeto que sentís el pueblo por él. La muerte no es tan fuerte para matarlo  por eso aún le recordáis y le brindáis honor. 


                        --Llevas razón, Héroe. La llevas, te lo aseguro.                        


La noche continuó, él no hubiera querido que llorásemos en vez de reír. Así lo hicimos y entre excesos y ayudando a los camaradas más deteriorados, bailamos, gritamos y sobretodo reímos que es lo que él hubiera querido que hiciésemos. REÍR                       

martes, 6 de septiembre de 2011

¿SOBREVIVIRÍA JESUCRISTO GARCÍA EN EL SIGLO XXI?

Ver nacer los días es mermar en silencio, ya que con cada amanecer desconfío más de los humanos, sobretodo de los borrachos que constantemente demuestran lo evolucionada que está esta nuestra raza humana. Una cosa es preguntar al viento donde conocí a la Luna mientras salía, bebía, me metía rayas, el rollo de siempre... (ya se sabe, últimamente soy de Extremos y además Duros) y otra cosa mucho peor que los besos robados por las flores novicias de Primavera es demostrar que los cristianos crucificarían a mi amigo JESUCRISTO GARCÍA ahí mismo en la vereda de la puerta de atrás mientras le esperé la muerte traicionera, seremos animales, nunca mejor que los cerdos o las sabandijas.


                   --¡Ehh tú, ateo!--Me dí la vuelta para ver a un patético borracho--Hazte cristiano y sigue nuestros valores y los mandamientos.


                   --¿Y usted por qué no los sigue?--Le respondí con claros rasgos de odio en mi joven rostro.


                   --¿Qué quieres decir?--Giró la cabeza de lado, como si eso le hiciese comprender mejor mis palabras.


                  --¿Qué haría con todos nosotros?--Preparé mi cara para reírme en su cara.


                  --¡Os mataría, asquerosos "rojos"!--El que de verdad se ponía rojo era ese hombre extraño de colores dantónicos en su camisa <<¿O quizá serían mis ojos defectuosos?>> Yo mientras me reía de ese pobre payaso.


                       --¿Y usted es ese buen cristiano ?¿Cuál es el quinto mandamiento? ¡No matarás!, No seas cínico, hombre. Yo no creeré en la Iglesia, mas puedo afirmar y ten seguro que es afirmación, no vanagloria, que tengo más valores cristianos que usted, ya que sigo el ejemplo de Jesús desde mis adentros, hacia mis afueras y sin pasar por iglesias ni sacerdocios. Y ahora, aunque no te soporte, le llevaré hasta su casa, pues sé de sobra que en tal estado de embriaguez no la encontrará ni en tres lunas.


              --¿Podemos ser amigos?--Me preguntó ya en el suelo a causa de los vapores etílicos--Lo siento por lo que te dije.

              --Claro que sí. Y tranquilo solamente estábamos platicando...

              --¿Cuál es tu nombre?--Me cortó de sopetón.


              --Soy el Héroe de Wilde, no obstante, me puedes llamar Héroe.  





lunes, 5 de septiembre de 2011

VAMOS A CURAR LA SOLEDAD

Me faltan letras en el teclado de mi ordenador y no podré escribir y expresarme como quisiera, mas aún escribo y aún me expreso de manera un tanto insólita y curiosa. En otras palabras, es un "coñazo" escribir con este aparato enfrente mío. Aunque debo admitir que mas "coñazo" es escribir sin inspiración ni divina ni humana y esto se lo hice notar a mi princesa (Republicana, es curioso...) que no es mi princesa. Al menos aún no lo es y aunque mentes difusas me aseguran que yo seré el próximo príncipe de su vasto reino, lo dudo y más cada día.
Príncipe, solamente conozco a uno y parece ser que no lleva muy bien eso de seguir siendo noble y no poder escapar de su castillo para no volver del viaje donde hallará la muerte. Todos por muy poderosos que seamos somos esclavos de algo y si ustedes, damas y caballeros, no me creen, díganme, ¿Quién no está sujeto a las leyes de la natura? ¿Quien no es esclavo del tiempo?

                 --Aún no he pisado las nubes y ya te temo.--Me dije delante del espejo donde se reflejaba perfectamente mi imagen a la que tanto amaba y despreciaba a la vez, por los logros y los fracasos acumulados respectivamente.

                -- Mañana era un día marcado en rojo en nuestro calendario, amigo y lo estas dejando pasar, ¿Que nos queda? --Me preguntó mi propio reflejo.

               -- Si todo nos sale mal y perdemos el Sur, aún nos queda nuestro refugio de naufrago perdido en el mar, aún nos queda ese maravilloso bar de Madrid al que vamos todos los días a bebernos las penas y sonreír junto a fracasos y promesas aún por conseguir. Y sabes que el doctor de la nostalgia nos recetó por fiestero: Tequila, amigos y Rock and Roll.

             -- Cuanta razón tienes, lo grande que es ese bar y todo lo que hemos reído y llorado ahí, y que precios, amigo.

Salí por la puerta de mi casa sin ni siquiera despedirme de mi reflejo que me insultaba a lo lejos, caminé sólo pensando en mi nuevo fracaso,  hasta que del cielo cayó una blanca rosa y supe que él me enviaba una señal...


sábado, 3 de septiembre de 2011

LLORANDO POR EL BESO DE LA ANARQUÍA

Acabo de ver a un noble, cría de reyes, llorar debajo de se cama bordada en oro por tener miedo a que nunca besará a la anarquía. Me sorprendió ver a un príncipe dar su trono y su reino por vivir en sus propias carnes el amor al comunismo.

Para sacarle de tal suicidio de poder, el poderoso rey le aplicó ley antiterrorista y el Príncipe se auto-crucificó entre pastillas y heroína. Se llamó a partir de el tercer día JESUCRISTO  GARCÍA y se alejó de todo lo que poseía. Solamente necesitaba. Solamente quería sus labios, los dulces y embriagadores labios del Khaos...

jueves, 1 de septiembre de 2011

LA VEREDA DE LA PUERTA DE ATRÁS

                      -- Solamente busco algo de esplendor.-- Me dijo mientras clavaba en mis pupilas esos ojos de gata dignos de alzarlos hacia el firmamento infinito para que me guíen en el camino de tu espera y no desconecte. <<Si eso no pasase, ese mismo camino, lo tendría que recorrer colocado>>--Me dije para mis adentros, para mis afueras dije.

                     --No quiero estar condenado a mirarte desde fuera y tener que dejar que te toque el Sol y no mis ásperas manos de nostalgia.

                    -- Espérame en la vereda de la puerta de atrás. Mañana a lo mejor me digno a pasar por ese deprimente lugar al que tu llamas "hogar" a ver si entiendes que en ese camino hacia ese lúgubre bar sólo se reúnen poetas fracasados.--Me decía ella mientras yo pensaba. <<¿Poetas fracasados? Esas gentes pueden que hubiesen perdido en la guerra, no obstante habían luchado y lo seguían haciendo desde la sombra. Vale, que sus golpes de sueños y tinta rosa de lágrimas de juglar no tuviesen la misma intensidad como muchos años atrás donde aún jóvenes y desnudos emprendieron la empresa bélica contra la hoja en blanco en frente de ellos; y puede que mientras la imaginación se quemaba con la piel arrancada a tiras en las hogueras de la Ciudad de los Gitanos, sus musas en forma de inspiración huían hacia los brazos de otros contingentes, más sanos y vigorosos que ellos, de aquella encarnizada lucha. Puede que sucediera eso en el pasado, mas ellos aún no han dejado de pelear. Ya no les quedan ni carne ni músculo alguno y todo el mundo sabe que deberían estar anclados bajo tierra con los clavos oxidados cerrando las puertas de sus respectivos ataúdes, y nadie sabe que si no están bajo tierra es porque la muerte no tiene valor a intentar llevárselos y espera impaciente a que esos huesos sin carne ni músculos se conviertan en polvo y se los lleve el viento lejos de ese bar. ¿Esos son poetas fracasados?

                    -- No son poetas fracasados ya que la única derrota que se obtiene es la que se abandona y ellos aún no han abandonado. ¿Y por qué quieres que abandone ese bar?--La expuse mi punto de vista que estaba meditando.

                    --Porque tu no eres un poeta fracasado.--Y me sonrió como era de costumbre que lo hiciese. Al menos en mis sueños sí.

                    --Yo creo que aunque joven ya he fracasado. Si mi vida es una escalera me la habré pasado entera buscando el siguiente escalón.--Lo que no la dije es que ya había encontrado el escalón, pero al apoyarme en él, el propio peso de mis penas lo resquebrajo en mil y una esquirla de aire y llanto de alquitrán.

                   --Pues esa escalera esta en mi tejado y yo en él, y te estoy esperando a ver si llegas. ¡Sube la escalera!

                   --Volviendo al tema. ¿Te veré en la vereda de la puerta de atrás y así poder llevarte a mi bar o tendré que dejarla de lado para buscarte entre los desiertos de Madrid?

                  --¿No haremos de esto una guerra no?--Me dijo con cierta tono irónico dibujado en su rostro.

                  --¿Una guerra? Tus soldados son flores de maderas y mi ejército no tiene fronteras, sólo un co-razón. Y si pierdo esa guerra asesinado por tus flores de madera, entonces me esperará la muerte traicionera y antes de repartirme del todo en un cajón, te pediré que me abofetees por todos los pecados cometidos.

                  --¿Por los pecados? Si eres ateo.

                  --¡Gracias a Dios que soy ateo!--exclame hacia las nubes de cristal del firmamento.--Y ella se rió como en mis sueños, sólo que ahora era de verdad.

                  --¡Además!, la muerte te puede esperar, está muy ocupada con la gente que veo que muere en mi televisor.

                 --¿Nos sobra el amor, preciosa?

                 --No. Es más, nos falta. Yo lo extraño mucho, demasiado...

                 --Ven conmigo a la vereda de la puerta de atrás y conoce mi acogedor bar.

                 --¿Como quieres que llegue a la vereda de la puerta de atrás de ese bar?

                 --Te enviaré una flor para que te marque el camino.

                 --Aveces, Héroe, no comprendo lo que dices.

                 --¿Entonces como quieres que esté dentro de tu ombligo?--Ella me miró con extrañeza, no obstante nunca comprendería esa pregunta cargada de connotaciones de vital importancia <<Ya se la explicaré, pero antes la tengo que llevar a la vereda de la puerta de atrás >>

                       --¿Quieres que vaya a la vereda de la puerta de atrás?¿Quieres tenerme en tu bar? He oído que tienes poderes extraordinarios y que por eso te llaman El Héroe de Wilde. Haz algo extraordinario para mí, algo que consiga dejarme sin respiración. Y haz que el aire no quiera entrar para ver la maravilla que me tornas delante de mis preciosos ojos.

Sin mediar palabra(No necesitaba palabra alguna) Me levanté del suelo y me puse en el centro de la calzada que da a la vereda de la puerta de atrás de mi bar; Alcé mi brazo derecho y con el puño cerrado cogí todo el aire que pude, sólo entonces deje extenderse a mis dedos índice y corazón y que mirasen hacia el cielo de una mañana de comienzos de Septiembre para que expulsaran un rayo azul zafiro que impactó contra el celeste cristalizándolo rápidamente y permitiéndolo reflectar la luz del Sol de manera única y hermosa sobre mi princesa desconocida. Y efectivamente, el aire no quería entrar en sus pulmones, ya que se limitaba a contemplar mi creación (Y eso que tenían muy fácil entrar en sus pulmones, ya que ella estaba con la boca abierta) Ella no podía dejar de mirar hacia arriba. Recordaba cuando era pequeña y buceaba en el mar mirando por encima de su cabeza para ver los haces de luz del Sol penetrar el agua y volverla cristalina.

                 --Aquí lo tienes, preciosa. Tu cielo de diamantes.--Me di la vuelta y me adentre en al vereda de la puerta de atrás para acabar dentro de mi bar seguido de ella a la que con poner un pie y recibir una blanca rosa en ese mágico bar de Madrid ya había caído en mis redes, ya era mía, ya la tenía.
                 
La Vereda de la Puerta de Atrás es Extrema y Dura...


                  

miércoles, 31 de agosto de 2011

SOY TRANSGRENSIVO, ACOSTÚMBRATE

--¡¡¡Cuidado!!! Soy transgrensivo, así que me saltaré las leyes de la natura y me haré humo gris difuso para meterme dentro de ti; calarte en los huesos de cristal, adulterar tu pobre co-razón y exprimir hasta la última neura de tu cerebro con el fin de volver a tu alma imperecedera y ubicarla en el arrabal de tu ojo derecho mientras que te saco el ojo izquierdo para deleite de los espectadores que esta noche acompañan a mis macabros juegos de Dioses sin fe.

--Fumao. -- Concluyó Andrea, no entendia lo que la había hecho. Ya que más daba, ya no se podía sanar.

--No, solamente transgrensivo. -- Y me deshice en la niebla


martes, 2 de agosto de 2011

SOLDADITO MARINERO

Me dedico a ir subiendo el Donau en mi barquito destartalado, visitando todas las ciudades que encunetro a mi paso. Viena, Bratislava, Budapest...

Me detengo en cada puerto para visitar a mi puta de esa ciudad. Solamente me dicen "te quiero" cuando ven mi cartera llena...almenos me dicen "te quiero"...almenos me lo dicen.

Estoy buscando una lágrima en la arena

Las más Vistas, pero no las Mejores