viernes, 22 de julio de 2011

Ultimo suspiro.

"La locura nunca tuvo maestro para los que vamos a rodar sin rumbo perpetuo..."


Era irónico una noche tan bella para una noche tan triste. La Luna tan bella volvería a encontrarse con lo que tanto anhela un compañero que le cobije, lastima que ese compañero fuese el mas adecuado… ni el deseado.

En noches como estas me gustaba reflexionar contemplando la Luna en su mayor esplendor. Esas noches por desgracia conllevan un sinfín de lágrimas perdidas y preguntas gritadas, huérfanas de la respuesta que tanto anhelan, que se escapan en la lejanía de aquel prado.

Entiendo a todas esas personas que quedaron prendadas de tu belleza ya que ¿Quién podría resistirse a ese magnetismo que desprende tal grande Astro? Lo que nunca  pudo pasarme por la cabeza es la forma en que ignorabas a aquellas personas que ciertamente te amaban en cada instante que respiraban, cada vez que exhalaban un suspiro por tu amor, cada paso hacia su perdición por ti… lo hacían contigo únicamente en su mente.

Pero, ¿Qué poseían aquellas personas que no tuviese mi humilde persona? Puede que no fuese el mas valiente, ni el mas fuerte pero lo que si te puedo asegurar es que mi amor por ti no podría compararse con el de aquellos acompañantes, ya que mi Amor a diferencia del suyo jamás podrá enfriarse hasta el día en el que desaparezca, aunque, es paradójico ya que esta noche moriré, puede que mi cuerpo siga en este mundo pero la poca voluntad que aun poseía desaparecerá para volar como cenizas en la inmensa noche. Mi cuerpo pasara a ser un títere mas manejado por la madre Locura.

 -¿No hay nada que podamos hacer?- preguntó un Príncipe herido.

        -No, ya es tarde. La Luna eligió. –Contesto un Héroe afligido.

        -Entonces… ¿Este es nuestro final?- preguntó el Príncipe llorando.

       -Sí… pero Príncipe ya te lo advertí… te dije que Ella seria el final.- Respondió el
       Héroe impasible demostrando su entereza.

       -Pues…Héroe… ha sido todo un privilegio… gozar de tu compañía.

       -Lo mismo digo Príncipe…

Entonces los dos cuerpos prendieron y las llamas los devoraron mientras el viento se dedico a esparcir sus cenizas por donde había sido su hogar… La Oscuridad.


4 comentarios:

Träumer dijo...

Un gran héroe encuentra la luz hasta en la más intensa oscuridad.

don vito andolina dijo...

Hola,bellísimas letras desnudan este precioso blog, si te va la palabra elegida, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen domingo, besos de agua..

El Principe de la Dulce Pena dijo...

Me recuerda este texto a algo.. :)

Ricardo Miñana dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer leerte.
te deseo tengas un feliz fin de semana,
un abrazo.

Las más Vistas, pero no las Mejores